miércoles, 9 de septiembre de 2009

ESENCIA


Un breve escalofrío me recorre la nuca. Tal vez sea la brisa que entra por la ventana... al fin y al cabo ese ligero soplo comienza a empujar las hojas teñidas de oro viejo. Alzo un poco más mis sábanas para protegerme...pero de nuevo se me eriza el bello desde el cuello hasta el final de la espalda...

Mantengo los ojos cerrados. ¿Y ese aroma?...Mi nariz se envuelve de la fragancia que me invade los recuerdos. ¡No puede ser, sin duda estoy soñando!...Abro ligeramente un ojo y me percato perplejo de que la ventana había sido cerrada la noche anterior...Tras un confuso segundo decido el volver al confort de la postura anterior. Habrá sido un sueño -me dije- que me ha confundido los sentidos; sólo eso y nada más...

El soplo acompasado me vuelve a llegar tras la oreja y, sin embargo, mi dorso siente a su vez una cierta calidez distinta a la de mi propio cuerpo. Y mi brazo nota una ligera caricia. Serán las sábanas al deslizarse sutilmente; sólo eso y nada más...

Mas siento como una ligera humedad ajena a mi propia transpiración. Pero no abriré los ojos. Porque si no es un sueño...y abro los ojos...¿Y si se desvanece?... ¡Si se desvaneciera!!! Si se desvaneciera su espectro; si se desvaneciera su esencia que ha dejado impregnada todas y cada una de las paredes de mi alcoba... ¿Qué haría yo si mis sábanas no estuvieran embebidas de ella?...Mi cuerpo se empapó tanto de su ser que se introdujo por cada uno de mis poros y corrió por mi torrente sanguíneo...Sin duda a mi cuarto le paso exactamente lo mismo... Sólo eso... y nada más...


6 comentarios:

Silvia dijo...

Era tu musa nocturna.... ¿no la reconociste?
Me ha encantado.
Besicos

Rafa dijo...

Hermoso e interesante relato tanto como a la par enigmático.

Me ha recordado cierta noche en sueño, hace muchos años ya, que, despues de ver el estreno del Exorcista en el cine, dormía plácidamente y no recuerdo la hora exacta un presencia notaba cerca de mi piel y el calor de una agitada respiración rondaba mi sien y oido. Yo quería levantarme, identificar aquella presencia pero una fuerza invisible me impedía abandonar el sueño y volver al mundo de la vigilia.

Como dice Silvia, quizas fuera una musa que en aquel momento, aburrida ante mi indiferencia, susurrara a mis oidos los versos que muchos años despues debiera escribir ignorando de su origen.

Un saludo y abrazo amigo.

CG: "Calavera y diablito" dijo...

Silvirena...pudiera ser!!! JAJAJAJAJAJAJAJAJA... De entrada me inspiró este pequeño relato...

Gracias Rafa. Tan bien como yo sabes que la noche puede hacer que se despierten y agudicen los sentidos...tanto en vigilia como en los sueños...

Besicos y abrazos fuertes

El Ángel Nocturno dijo...

Qué precioso te ha quedado!! olé!! eso es lo bueno de la esencia, que te sigue acompañando incluso cuando no están!Besicos muy grandes, bonicoooo!!

Arwen dijo...

Que solo era un sueño Diablo..estas seguro???
Me encantan estos temas son mis preferidos y me ha gustado mucho la entrada..esa manera de describirla su esencia y su aroma...precioso
Besitosss con mucho cariño

ana dijo...

Lo que yo decía, que desde que volviste de vacaciones estás que te sales.

Joder me ha encantadoooooo, pero además mucho. Y no se si al final era un fantasma, o una musa, o vete a saber qué, pero casi alcanzo a sentir ese escalofrío y el aroma de esa esencia.

Preciosoooooo. Mis más sinceras felicitaciones. ¿Mis más sincras felicitaciones? Eso no es propio de miiiiiii. ja ja ja ja ja ja ja.

Que un beso diablooooooo y que me encanta leerte siempre.