miércoles, 30 de septiembre de 2009

EL EMPAREDADO

Ya que Alex me insistía pensé en dar una resolución al relato que originalmente se llamaba "La vuelta del viaje". He hecho algo nuevo. Unir relato "nuevo" con un relato viejo y una "moraleja" final. Bueno, como creo que se lo debía a Alex, este va dedicado...JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA...

Un pequeño montoncito de arena y cemento, una llana, un montón de ladrillos, una paleta y un cubo con agua. Eso era lo que se veía en un rincón del sótano. Se puso manos a la obra preparando la masa, tras lo cual comenzó a hacer la pared. Ladrillo tras ladrillo, fue subiendo en altura hasta llegar al techo dejando una pequeña abertura en la parte alta. Se sentó a descansar comprobando que el muro había adquirido una buena resistencia.

……………………………………….
¡Por fin!. Después de estar un mes alejada de casa llegó a la ciudad. Se bajó del coche y miró a su alrededor. Nada había cambiado pero parecía todo nuevo. ¡Es esa sensación que tienes cuando estas una temporada fuera del hogar!, aunque debería estar acostumbrada porque se pasaba los meses entre aviones, trenes y coches. Antes de pasarse por su casa fue a ver a Jorge. Por lo general solo podía compartir algunos ratos por videoconferencia y, la verdad, es que cada vez se le hacía más duro el estar con tierra de por medio. Sacó las llaves y abrió la puerta del adosado con una sonrisa de oreja a oreja imaginando la cara que iba a poner al verla. En está ocasión, ni tan siquiera el ordenador pudo suplir esas carencias ya que, por mucho que lo intentó, no tuvo más que problemas para conectarse, al igual que con las llamadas de teléfono. Es por eso que no pudo avisarle de que llegaría con un par de días de antelación.

Miró por toda la casa sigilosamente…de puntillas para darle el susto. El salón, la cocina, la habitación…¡Pero nada!. Tal vez Jorge había salido, así que decidió esperarle cómodamente. Se quitó los zapatos de tacón de camino a la habitación, resoplando por el alivio que le supuso después de tantas horas de viaje, y se acabó de desprender de la ropa de ejecutiva que llevaba. Cogió del cajón una chaqueta de uno de los pijamas de su pareja y en los pies unas zapatillas que eran como cuatro números más grandes.

Pensó que no sería mala idea tomar un vino. Con una chaqueta de pijama que la quedaba enorme y dos copas de vino…jajajajajajajaa … ¡Menuda cara iba a poner Jorge al verla!. Y como creyó que era una magnífica idea se dispuso a bajar al sótano donde había una pequeña bodega.

Abrió la puerta por la que se accedía al subterráneo. Nada más hacerlo le sobrevino una arcada. ¿Qué era ese olor tan nauseabundo?. Tanteó la pared y encendió la luz. Bajó unos peldaños y se percató de algo nuevo. ¿Qué hacía esa pared en el lateral?...¿Y esos ruidos?. Daba la sensación de que algo rascaba por detrás. Puuuuf…¡El hedor era insoportable!. Terminó de bajar las escaleras y cogió una maza que había en un lateral, comenzando a golpear con todas sus fuerzas el tabique. A los cinco o seis golpes comenzaron a caer los ladrillos. De pronto, desde dentro, salto una rata y Laura dio un respingo hacia atrás… ¡Se le puso el corazón a mil !, pero empezó a reírse al verse subida en una vieja silla y con la maza en alto. Descendió y fue a asomarse por el hueco para ver que era aquello que habían metido allí las ratas para que produjera esa pestilencia dentro de su nido… Un pequeño montoncito de arena y cemento, una llana, un montón de ladrillos, una paleta y un cubo con agua…y al girar la vista un cadáver… ¡El cadáver de Jorge!, al que reconoció por aquella medalla que le regaló el día de su cumpleaños. El cuerpo, ya decadente y manchado con sangre coagulada, se mantuvo firme ante la espectadora. Sobre su cabeza una gran boca roja observaba a Laura amenazante. Y las nauseas que habían sido contenidas vinieron de repente en forma de vómito…El rostro lleno de lágrimas e histeria…Y una pregunta…¿Qué había podido pasar para que Jorge se autoemparedara?...



TRES AÑOS ANTES...

Un cubo. Uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis...¿Siete vértices?. Una, dos, tres, cuatro…cinco…y seis. Seis caras. Blanco. ¿Oyes algo?. No no oigo nada, tan solo mis pensamientos.¿Y qué ves?. Blanco, tan solo blanco. ¡Una puerta!...Blanca… ¿Quién nos mira?...Se ha ido, o tal vez no ha estado. Apoya la cabeza un rato, mira, es cómoda, suave, acolchada.Estoy cansado de estar aquí… ¿Porqué ríes si yo lloro?... Uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis... Siete vértices. Los brazos cruzados sin más remedio. ¿No puedes estirarlos?. Los tengo ya dormidos, inmóviles, con hormigueo… Una, dos, tres, cuatro…cinco…seis caras, y la mía posada en una de ellas…JAJAJAJAJAJAJAJAJA …¡Siete!...JAJAJAJAJA JAJAJAA jajajaja…jajaja..ja... AAAaaaaaaaaggggg…Contéstame, dime, se sincero…Si tu eres yo, y yo soy tu…¿Quién esta más loco de los dos?
……………………………………….



...............................................

Muchas veces huimos de posibles peligros... invisibles, imaginados. Sin embargo quizás el peor de los enemigos está dentro de nosotros mismos... y de ESE enemigo, nunca jamás se puede escapar... por mucho que te escondas...por mucho que intentes hacer la pared más alta con los más gruesos muros...


5 comentarios:

Rafa dijo...

Pues me ha gustado bastante este relato. A pesar de ser consecuencia de fusionar textos distintos, que se nota en los diferentes estilos de prosa de sus partes, tiene su congruencia y se lee con expectación. El final no decepciona.

¡Enhorabuena!


Saludo y abrazo.

CG: "Calavera y diablito" dijo...

Realmente la diferencia creo que no es tanto de estilo como de enfoque. Uno es simplemente una narración, y el otro es el intento de meterme en esa mente enferma. En cualquier caso me alegro de que consideres que el conjunto sea congruente. Sabes que tus comentarios siempre los tengo en cuenta....

Abrazos

Rafa dijo...

Burée asi como Acualung ya los utilizé en su dia para otros post, y no creí conveniente repetir, aunque tambien fue el primero que se me vino a la memoria; estuve probando ayer el tema 'Songs from the Wood' pero no me convenció al ser cantado. Asi que finalmente me decidí por uno de Hevia.

Para el poema de Orfeo quise añadir un video de violin con la melodía de Orfeo y Eurídice pero finalmente desistí de sobrecargar, la verdad es que no se como añadir los videos de Toutube dentro de los escritos como haceis vosotros. Asi que los añados al margen, eso hacía que tambien se visionara en cualquier otro escrito. Ya me contaras un dia el truquillo.

Gracias por tu visita y comentarios.

¡Que tengas un buen fin de semana!

Abrazo

Silvia dijo...

Buena fusión... y conclusión lógica!!! Yo creí que era porque no la aguantaba más a ella jajaja...

Evanescence ¡bien!
http://www.youtube.com/watch?v=kQQ5QlDZu2M jajaja

Besicos diablo

Alex dijo...

Ayyyyyyyyy!!!!! que me ha resuelto el enigma del emparedado!! si es que estás en tó!

Me ha gustado la moraleja final, gracias y bicos