viernes, 11 de septiembre de 2009

ApoCaLIPsiS IV


LOS MUNDOS PARALELOS:

La tierra estaba baldía.Tan solo restos de ceniza y rocas. Apa-Ploaie vio desde lo más alto de los cielos el aciago horizonte y no pudo por menos que llorar.

En las rocas comenzaron a aparecer lunares oscuros que rápidamente desaparecían debido al calor contenido en ellas. Una, otra, otra...La frecuencia cada vez era mayor hasta que empezaron a cubrir el duro y agrietado revestimiento. Apa-Ploie emitió un sonido que retumbo por todos los confines del Reino de las Ausencias mientras que la oscura atmósfera era atravesada por su rabia en forma de quebradas y sinuosas culebrillas luminiscentes que buscaban el terreno. Y comenzó la tormenta arrastrando toda la inmundicia que quedaba en la superficie. Desde la gran montaña que se alzaba en el centro comenzaron a crearse torrentes y cascadas. Y llovió durante cuarenta periodos de luz con sus cuarenta periodos de oscuridad.

Cuando el espíritu aéreo dejó de derramar lágrimas se había formado, a escasa distancia de la falda del gran monte Piept, una extensa laguna a la que Pasiune y Viata llamaron Usa-Mondiale. Desde este lugar, partían ríos y arroyos hacía todos los puntos cardinales, desembocando en las orillas del mundo, donde se creó el gran mar de Usi-Libertate que cubrió la inmensa mayoría del terreno.

De pronto los titanes divisaron algo que se aproximaba por el cielo. Una forma que no se podía ver muy bien ni que era ni de donde sugía. Al descender y tomar tierra apreciaron que, lo que parecía una forma, realmente eran dos seres alados. Y tan bellos les parecieron que les concedieron los dones de sus nombres. La pasión y la vida hizo que él la abrazase y ella le asiera aun más fuerte si cabe. Araziel y Lauviah se entregaron al goce de sus cuerpos renacidos. El estrato se había embebido del líquido vital y mientras los dos dioses caminaban fueron dejando sus huellas en el reblandecido terreno. Allí donde pisaban, nacieron brotes de negras hojas, y alrededor de estos tallos, como ondas que convergían unas con otras, aparecieron plateados prados.
Viata y Pasiune se detuvieron para observar con sus oscuros ojos el nuevo paisaje. Y estando en la contemplación, se arrancaron un pedazo de sus carnes que juntaron. De la mezcla de ambas comenzaron a surgir animales que corrieron y se arrastraron por el suelo. De las herídas que se produjeron manó por unos instantes sangre; sangre que al combinarse a las orillas de Usa-Mondiale, se coaguló y formó los seres acuáticos que rápidamente se dirigieron hacia los ríos. Respiraron hondo al cerrarse inmediatamente sus laceraciones; a la par y expulsaron su aliento que al mezclarse generó, como de la nada, las más raras y bellas aves que emprendieron vuelo por todo el mundo.


5 comentarios:

Silvia dijo...

Un génesis muy especial,muy visual y muy tuyo... me gustó un montón...

Besicos y buen finde!!!

Pezezita dijo...

Diversificas mi lectura... aunque sea online... sigue my kinder-artista... porque se te da bien-bien...

Muxusandía!

Alex dijo...

Impresionante!, no coments

ana dijo...

La verdad es que es alucinante. Lo estás cambiando todo, pero de una forma preciosa. Desde luego, derrochas imaginación,

Me está encantando este Apocalipsis.

Un besitoooooo de lunes, y lo se, que llego tarde ja ja ja ja ja

Pdta. La música me encantaaaaa.

Rafa dijo...

Una nueva entrega de este impresionante Apocalipsis que no defrauda mas bien alienta a esperar un nuevo capítulo releyendo estos cuatro últimos que tan buen sabor de boca dejaron.

Un saludo y abrazo.