miércoles, 7 de octubre de 2009

GUARDO


Guardo esencias en frascos del alma
y con los ojos cerrados las abro y huelo,
aspirando sus perfumes y el consuelo
de un corazón que busca así la calma.

Tengo tarros con ungüentos de esencia
que aplico despacio por toda mi geografía.
Lo unto, lo extiendo y lo froto en tu carestía,
para que con el aire viaje a tu presencia.

Los tengo guardados y sellados con besos
en un pequeño armario alojado en mi pecho,
los saco en ocasiones para recorrer el trecho
cuando me separo de ti, y me siento preso.

Y con estos elaborados untos acudo a tu lecho
colocándome en su esquina y velando tu sueño,
y en amarte dormida pongo todo mi empeño,
cubriendo tu espalda con mi ardiente pecho.

Y con los primeros rayos, llegando el amanecer,
cuando la luz barniza con sus tonos la mañana,
cuando saluda el sol asomándose a tu ventana,
te beso, te acaricio y parto, retornando a mi ser.


4 comentarios:

Rafa dijo...

¡Escrito intenso!

No son los ungüentos sino el respeto apasionado que tiene por su amada. Vela su sueño a pesar de su añoranza y deseo febril en la distancia, al alba... besa, acaricia y se marcha.

¿Cómo llamarlo sino?

Abrazo

ana dijo...

Holaaaa, no se si es miercoles, si es jueves, ando más perdida que nada con esto de las noches.

Pero mira que me has despertado, yo que me esperaba un cuento de miedo, y me encuentro un poema precioso, lleno de un amor que respeta el sueño.

Bufffffff,Precioso diablooooooo.

Próximo cuento de amor, lo siento, te lo has buscado, ja ja ja ja ja ja ja ja.

Un besitoooooooooooooo, y que aunque no te lo he dicho, sigue siendo un auténtico placer escribir cuentos contigo.

Pezezita dijo...

Dos líneas y me ha recordado a "El Perfume"....
Artista... kinder-artista!!!

Felices sueños!

Muxusandía... muxumelón.

Alex dijo...

Precioso el poema y precioso el cuento conjunto como siempre.